Cuaderno Ð Madrona    

   

   

  PortadaPanorámicas * Edificios * Notas Historia * Creadores * Localización* Más Ð Madrona*

Camino del Arroyo Pozuelos

En Madrona siempre se ha nombrado como Camino Pozuelos o Camino del Arroyo Pozuelos, aunque en la chapa que han robado ponga Camino de los Pozuelos. Creo que esto debería subsanarse.

Su nombre lo toma del arroyo hacia el que se dirige. Arroyo importante que nunca se secaba por tener manantiales propios, arroyo generoso porque, además de ofrecer un agua pura que saciaba la sed, en su cauce florecían corujas, berros... y medraban cangrejos. Hoy todo perdido.

Parte este camino de la antigua N-110, hoy carretera SG-724, o, en Madrona, Calle Segovia. El Camino Pozuelos lleva a este arroyo, que en sus buenos tiempos no se secaba nunca y proporcionaba corujas, berros y cangrejos todo ello de máxima calidad, por tener un agua prístina. Al horadar los sondeos para llevar agua a Segovia, lo han secado y ha desaparecido como arroyo permanente. Sobrepasado el arroyo, se une al Cordel de Los Paredones, que conecta éstos con Perogordo y toma el nombre de Camino de Madrona, porque conecta con Torredondo.

Al poco de su inicio, sale una calle a la izquierda llamada Estrella Polar, nombre que le han dado a la nueva calle en forma de U destinada a dar servicio a las parcelas de la urbanización recién construida en el paraje por todos conocido como Detrás de las Casas, nombre que le correspondería por toponimia consolidada (... aun en democracia, por desidia y por irresponsabilidad, permitimos a los políticos ejercer desde sus cargos sin consultar, imponiendo, adjudicando... el resultado es una democracia pervertida).

En 2018, constato que han robado el indicador de chapa azul. A través de crónicas publicadas en El Adelantado de Segovia he reclamado reiteradamente indicadores dignos para nuestras calles. Tras muchos años, y cuando les pareció, colocaron estos azules y resulta que ahora los roban. Falta también el de la calle Serafín.

Este apartado tiene referencias pendientes de incorporación.

Ex Taller de ebanistería de Carter

Carter, ebanista de profesión y procedente de Segovia, montó en este edificio su taller. Tenía en sus manos habilidades prodigiosas para crear muebles y soluciones de madera con un gusto y calidad envidiables. No daba abasto a todas las solicitudes y encargos. Pero, por causas que yo no tengo todavía claras, Carter no estaba muy motivado con su negocio. Lo cerró y se fue a la costa (creo que a Málaga). No hemos vuelto a saber más de él.

Yo le conocí muy bien porque siempre estaba en nuestro bar, aunque no era muy dado a ningún tipo de chismorreo ni propio ni ajeno. En resumen, Madrona perdió un artista con la marcha de Carter.

El letrero de chapa de la calle lo han robado, porque seguro que hace mejor servicio en la casa de alguien que en la calle a la que pertenece.

(Imagen procedente del Catastro)


Bloque de pisos construido en lo que fue un viejo pajar de la familia Santos Miguel.


Urbanización

A este paraje siempre se la he nombrado como Detrás de las Casas.

En la Época de la Locura (2001-2008) el Ayuntamiento lo declaró urbanizable, pelotazo por el cual multiplica la recaudación por el IBI que recae sobre unas tierras de secano.

Los propietarios decidieron urbanizarlo, proceso vía crucis en el que, a cambio de disgustos, van entregando dineros a diestro y siniestro. Aun así, hubo suerte y después de multiplicar los tiempos y las contribuciones, culminó la urbanización, pero esa forma de locura ya no estaba y ahí quedan unas parcelas magníficamente equipadas a la espera de compra-venta y de actividad.

La calle que las recorre en forma de U sale y vuelve al Camino Pozuelos y se llama Estrella Polar. Menos mal que no le han puesto el nombre de un político.


Cementerio de Madrona

El topónimo del paraje donde se encuentra es El Palomarejo.

Tiene unas 186 sepulturas, algunas de ellas no identificadas.

En el horizonte de la izquierda, los Montones de Trigo y de Paja, de Torredondo.

Este cementerio sustituyó al que estaba previsto (creo que en el paraje El Plantío Viejo, pero dudo que fuera éste porque está demasiado lejos del actual, concretamente en el mismo camino y en el punto que se cruza con el Cordel de los Paredones, antiguo Camino Real de Ávila) como sustitución al del contorno de la iglesia parroquial).

Se inauguró con un entierro que no pudo ser. El primer ocupante que le tocó en suerte su inauguración fue Eustaquio Ayuso Rincón, padre de Seberiana y hermano de mi bisabuelo Faustino, pero cuando la comitiva fúnebre llegó al nuevo cementerio se encontró con que el bote, término con el que aquí se designa al hoyo con forma de caja excavada en la tierra, estaba inundado y el nivel del agua alcanzaba su mitad o más. Toda la comitiva regresó y decidieron enterrarlo en lo que entonces era tierra de labor, y que ahora ocupa el actual, lo que también convirtió a Eustaquio en su primer inquilino.

 



Imagen pendiente
Arroyo Pozuelos

Es doloroso, para quienes lo hemos conocido en su ser natural, hemos bebido de su agua, pescado cangrejos, y recolectado berros y corujas... ver cómo ha quedado este arroyo, que durante siglos no ha encontrado ningún problema para su existencia y en las últimas décadas, en un momento y de un plumazo nos lo hemos cargado. Y lo mismo con el resto de manantiales, fuentes y arroyos.

El sapiens más listo y espabilado también es el ser más destructor, codicioso e irresponsable de cuántos habitan este planeta.


fleizazul.gif (954 bytes) Relación de plazas y calles árboles para la vida C/ Prado de la Mancha... sigue -->