Cuaderno Ð Madrona    

   

   

 PortadaPanorámicas * Edificios * Notas Historia * Creadores * Localización* Más Ð Madrona*

Calle del Caño

Esta calle, como la de Cantarranas, sólo está edificada en un lado. En consecuencia, todos los edificios tienen un horizonte de vistas casi inabarcable.

Ésta, además, es sumamente tranquila porque sólo la transitan sus escasos vecinos (en este año de 2018, de forma permanente sólo Fernando del Pozo Martín).

Su orientación, en nueva similitud con la de Cantarranas, es la de Poniente, y tiene como vecino al Corral de las Vacas, veterana construcción que ha prestado infinitos servicios a los vecinos agricultores de Madrona. Ahora su uso tradicional se ha reconvertido para otros fines, pero también sigue prestando servicios. Tenía adosado el toril y esta cercanía facilitaba el trasiego de las reses que debían usarlo.

De otra parte, el Prado del Lugar, que es donde se construyó el corral y el recinto del toril, tiene aquí una entrada inmediata al río, en línea con La Presa, una construcción destinada a salvar un desnivel, proporcionar unas pasaderas sobre el cauce y su caudal y la más importante, desviar mediante un caz, un buen caudal de agua para regar el prado.

Otra particularidad de esta calle es el relente que transmite toda la vega del río Frío. Siempre hace fresco o frío. Sobre todo por las noches, incluidas las del verano. Este río, tranquilo de por sí, era temido por sus desbordamientos en épocas de deshielo, por cuanto inundaba todo el prado y su agua llegaba hasta la casa de Germán y los corrales de Paulino. Estas riadas dejaban después restos de lo que llamábamos roñas de pino, que no eran sino cortezas desprendidas de sus troncos de las que los más habilidosos obtenían, a base de habilidad la navaja, pequeñas esculturas.

Su nombre se debe a una fuente cuyo agua provenía de otra construida en la Calle de la Fuente, cuyo agua fue canalizada para atravesar la antigua carretera N-110. Ambas desaparecidas.

casvictorialor1.jpg (340811 bytes)

Vista del primer tramo de la Calle del Caño. A la izquierda del camino siempre hubo un caz, por el que discurría el agua de la fuente hacia el prado.

A la izquierda, parcial del Corral de las Vacas.


Casa de la familia de Publio de la Calle de Castro y Felisa García Jiménez, construida en una segregación de lo que fue el corral e instalaciones de la casa de Paulino López Bernardo y Resurección Prieto Mateos.

Esta casa agraria contenía múltiples instalaciones y abarcaba una gran superficie. Ahora está dividida en dos partes. La otra da a la Calle de Segovia.

 

 


 

Otra gran casa agraria que se conserva íntegra. Como la de Paulino, también abarca una gran superficie que contiene cuadras, pajares, almacenes, dos corrales...

Su fachada combina buena piedra caliza en zócalo, entrada y esquinas de muros, con unos paños de excelente esgrafiado muy bien conservado, coronado todo ello con una cornisa en cerámica que aporta a la calle belleza, armonía, solidez y buen gusto.

Ex Centralita Telefónica.

Es en esta casa donde se instaló la primera centralita telefónica de Madrona, hacia el año 1964 (aprox.). Centralita muy elemental que requería en todo caso la presencia de una persona que manejara las clavijas para hacer las debidas conexiones. Eran los tiempos en los que había que pedir a la Sra. Antonia, una conferencia, para hablar fuera del ámbito del pueblo. Para hablar con los vecinos del pueblo no había que memorizar sus números, bastaba con decir (después de saludar e incluso hacer algún comentario, o pregunta, a la persona que te atendía), ponme con la Olimpia, por ejemplo. O, si había nombres repetidos, la Nati de Paco, la Nati de Pablo, etc. Y las conferencias eran más caras, por lo que no se podía estar mucho tiempo pegando hebra. Además de que se ocupaban la líneas...

Los teléfonos de baquelita se activaban con una manivela para conectar con esta centralita. Como dato pertinente, cuando mis padres compraron el bar de Anselmo Ituero, en 1966, el número de teléfono del bar era el 14.


 

Casa de Isabel Bernardo Sancho. Su otra fachada, la que mira al nogal centenario de Félix (a la derecha), da más juego que ésta que mira a la calle, por cuanto es a donde dan las ventanas y un porche muy disfrutable. Sin embargo, con la de poniente, esta de la de la calle, parece que ha cortado en firme la relación.

La combinación de los nuevos colores de sus muros dan un toque de diversidad a este entorno. Y no pasa desapercibida.

La piedra caliza del zócalo del cerramiento se mantiene, con sus juntas en cemento blanco, y es un acierto.

Como vemos, lo que llamamos El Nogal de Félix el Lechero, ha dado para mucho aprovechamiento.


 

Casa veterana de El Tío Francés, Faustino Llorente, y La Tía Julia, Julia Tejedor Francisco, padres de Juan, El Campa, Leocadio, El Cayo y Félix, El Piri. Una familia querida y respetada en Madrona, que tuvo que emigrar a Francia, donde pasaron casi toda su vida.

El árbol de la derecha es un fresno sin cabeza...

El Tío Francés era muy amigo del Tío Justo Matías, y ambos están referenciados en la hornacina de El Soportal.


 

Casa de Fernando del Pozo Martín y Sol Ituero de la Calle. Construida en un antiguo cercado familiar, el penúltimo de los de esta zona.

Esta fachada mira a Poniente, y tiene una bonita combinación de caliza en zócalo y ladrillo, con paños blancos que aportan claridad y sosiego al mirarla.

Gran acierto también el portalón de entrada, zaguán, vestíbulo, porche, pórtico... o cómo se prefiera nombrar. Este elemento constructivo, tan frecuente en las casas de antaño, casi se ha perdido en la actualidad. Aparte de la pasión que uno tenga por los soportales, que la tengo, considero que este elemento supone una gran aportación de practicidad en las viviendas en este lugar y con este clima. Soluciona y ayuda a solucionar muchos inconvenientes que se dan cuando la entrada (y por tanto la salida) es directa. Es un espacio que se puede equipar y decorar y añade a la construcción un porte señorial sin abandonar la sencillez.

Enhorabuena.


 

 

La Presa

Esta presa, como la de El Rastrillo, también sobre el Río Frío, se construyó para aprovechar el desnivel natural y desviar un buen caudal por un canal con el fin de regar el Prado del Lugar. A mismo tiempo, su muro de contención se coronaba con unas buenas piedras pasaderas para cruzar el río a pie seco.

El agua fluía limpia, con abundante caudal, aprovechable, sonora, confiable, útil...

En el bodón que formó la cascada, que también tenía su propia fauna, se mojaban en verano los bálagos de quienes tenían en este prado las eras (mi familia, siempre las cambiaba para tenerlas aquí); esto significa que siempre mantenía un cupo de agua.

 


 

 

La Presa

Tengo tanta añoranza por esta presa que no me canso de observarla.

En épocas de deshielo que se unían a días de lluvia este río, de por sí apacible y tranquilo, se mostraba intratable e inundaba esta parte del pueblo... se llevaba por delante lo que fuera y había que respetarle a base de cuanta más distancia mejor.

 


 

El Corral de las Vacas

Construido probablemente cuando la pared de La Mancha, siendo alcalde de Madrona Maximiliano de la Calle Santos (1955-1959).

En esos años, más de cien familias, casi el 100% de los vecinos, vivía de una agricultura cuya fuerza la aportaban los animales de tiro, y este tipo de obras colectivas aportaban muy buenas soluciones a sus quehaceres como ganaderos.

Situación jurídica de este inmueble. Está construido dentro de la Dehesa Boyal de Madrona, por lo tanto, tiene el mismo régimen que ésta.

En cuanto a su situación de mantenimiento, creo que los vecinos deberían exigir a los ganaderos, gestores directos de este inmueble, algunas acciones de mantenimiento.

 


 

El Toril

El Toril es un recinto anejo al Corral de las Vacas, perteneciente todo ello a la Dehesa Boyal.

Servía para separar a los sementales, o utilizarlo como un apartado que siempre viene bien para separar reses.

Pongo estas imágenes pequeñas porque su estado es penoso.

Y reitero lo anterior, los vecinos son los propietarios de la Dehesa Boyal cuyos gestores directos son los ganaderos.

Nunca estuvieron en esta situación tan lamentable.


 

Potro de Herrar

El potro de herrar es un elemento del mundo agrario que se encuentra en toda la geografía rural de España. Resultaba de gran utilidad para resolver situaciones de contacto con animales, bueyes y vacas fundamentalmente, de trato difícil o en situaciones de riesgo, como curar heridas de asta, suministrar medicinas... o simplemente herrar a los más indómitos.

Afortunadamente el Ayuntamiento de Segovia lo rescató de este caos. Ahora está en las eras del Mercado, si bien históricamente siempre estuvo dentro del corral de nombre El Toril.


 

Central Telefónica

Este edificio se construyó cuando la Compañía Telefónica era estatal. Con la evolución de este sector, con su privatización y la llegada de otras compañías multinacionales, desconozco la situación jurídica y funcional de este edificio, levantado en suelo público.

En cuanto a su actividad, entendemos que Movistar, la privada actual, utilizará esta instalación para dar servicio a otras compañías.

En fin, un carajal, término con el que podemos sintetizar el mundo de las comunicaciones, las eléctricas y las energéticas, que tienen entre sus consejeros a los más insignes políticos, ex ministros, ex jefes de gobierno... o sea, de toda garantía.


fleizazul.gif (954 bytes) Relación de plazas y calles árboles para la vida C/ Comadres... sigue -->