Cuaderno Đ Madrona          

  PortadaPanorámicas * Edificios * Notas Historia * Creadores * Localización* Más Đ Madrona*

Dehesa Boyal Ð Madrona

 

La Dehesa Boyal de Madrona es el nombre genérico con el que históricamente se nombra e identifica al conjunto de las siete fincas que la integran. Su descripción consta en el apéndice núm. 1 de las ordenanzas de municipales del Distrito de Madrona, de 1906.

http://elsoportal.avmadrona.com/ordenanz.htm

que las relaciona según se expresa a continuación:

APÉNDICE NÚM. 1.

Relación y extensión superficial inscripta en el Registro de la Propiedad, que tienen los prados que constituyen la dehesa boyal.

1. Un soto, llamado La Grajera, poblado de olmos y fresnos en su mayor parte, matorrales de espinos y otros arbustos; tiene cabida de ciento veintiséis obradas, equivalentes á cuarenta y nueve hectáreas, sesenta y seis áreas y diez centiáreas.

2. Un prado, llamado Herreros, poblado con igual clase de arbolado; tiene cabida diez y seis obradas y cincuenta y un estadal, equivalentes á seis hectáreas, treinta y un áreas y ochenta y seis centiáreas.

3. Otro prado, denominado Canalizo de cabida diez obradas y doscientos diez estadales, equivalentes á cuatro hectáreas, noventa y ocho áreas y noventa centiáreas.

4. Otro prado, denominado La Mancha y Prado del Pueblo, de treinta y ocho obradas y noventa y dos estadales, equivalentes á catorce hectáreas, noventa y ocho áreas y noventa centiáreas.

5. Otro prado, denominado Pozuelos, de cabida tres obradas, equivalentes á una hectárea, diez y ocho áreas y treinta y cuatro centiáreas.

6. Otro prado, denominado Plantío Viejo, de cabida cinco obradas y cincuenta y cinco estadales, equivalentes á una hectárea, noventa y siete áreas y ochenta y ocho centiáreas.

7. Otro prado, llamado Al camino de Riofrío, de cabida diez obradas y cincuenta y ocho estadales, equivalentes á tres hectáreas, noventa y cuatro áreas y sesenta y ocho centiáreas.

árboles para la vida

Se dedica un espacio en exclusiva a este bien inmueble por varios motivos de especial transcendencia.

El más importante es la situación de anomalía en cuanto al encaje jurídico de este bien y, como consecuencia, la gestión que se mantiene sobre este conjunto de inmuebles.

Toda la gestión y gobernanza de esta dehesa la lleva a cabo, de forma excluyente, el Ayuntamiento de Segovia. Por primera vez, en sus más de 5 siglos de existencia, un Ayuntamiento ejerce estas atribuciones.

La anomalía de todo ello viene de que ningún Ayuntamiento ha tenido en toda su historia, ni tiene en la actualidad, título dominical ni competencia jurídica para la atribución y el ejercicio de estas competencias.

Y esta anomalía viene agravada por el hecho de que el Ayuntamiento de Segovia lo sabe, y lejos de enmendarlo, mantiene una situación en manifiesto fraude de ley.

La Dehesa Boyal de Madrona es una propiedad privada de carácter colectivo, cuya titularidad obstentan los vecinos de Madrona en cuanto colectivo, en cuanto a comunidad de vecinos.

Tradicionalmente se les ha clasificado y designado como bienes de propios, y así aparecen en diversos documentos y cartografías, y en el caso de Madrona, también bienes del procomún o, simultáneamente, como del común de vecinos. En la histórica institución Ciudad y Tierra de Segovia, siempre fue relevante la figura de los Procuradores del Común, entre cuyas responsabilidades principales tienen encomendada como primordial la defensa de estos bienes ante apropiaciones, agresiones y menoscabos.

En consecuencia, la clasificación que corresponde, atendiendo a su naturaleza, su historia y su tradición centenaria de uso y aprovechamiento, no es la actual de monte de utilidad pública número 153 (ver imagen). sino la de monte vecinal en mano común. Este tipo de montes se rige por la

Ley 55/1980, de 11 de noviembre, de Montes Vecinales en Mano Común

La naturaleza jurídica de estos bienes viene recogida en el inicio de la Ley:

Artículo primero.
Se regirán por esta Ley los montes de naturaleza especial que, con independencia de su origen, pertenezcan a agrupaciones vecinales en su calidad de grupos sociales y no como entidades administrativas y vengan aprovechándose consuetudinariamente en mano común por los miembros de aquéllas en su condición de vecinos.

Artículo segundo.
Uno. Los montes vecinales en mano común son bienes indivisibles, inalienables, imprescriptibles e inembargables, no estarán sujetos a contribución alguna de base territorial ni a la cuota empresarial de la Seguridad Social Agraria y su titularidad dominical corresponde, sin asignación de cuotas, a los vecinos integrantes en cada momento del grupo comunitario de que se trate.

Dos. No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, podrá procederse excepcionalmente a la permuta entre terrenos de valor similar de montes colindantes de los regulados por esta Ley, por acuerdo de las comunidades interesadas y sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo quince.

Y un segundo motivo no menos importante que el jurídico, es el del uso que este Ayuntamiento viene haciendo con estos bienes desde su apropiación en 1971, adquiridos infundadamente. Un análisis somero de esta situación se puede consultar en el informe publicado también en esta web, al que se accede desde este vínculo:

Depredación en el cuadrante suroeste

La inactividad de la comunidad de vecinos de Madrona, en cuanto a colectivo, colabora firmemente con el mantenimiento de esta anomalía; una arbitrariedad que rompe una tradición secular de más de 500 años y que, además, les usurpa derechos y competencias.

A continuación, para conocer mejor La Dehesa Boyal dedicamos una sección a cada una de las siete fincas que la integran.

Del Catálogo de Montes de utilidad Pública de la Provincia de Segovia. Junta de Castilla y León.

http://www.medioambiente.jcyl.es/web/jcyl/MedioAmbiente/es/Plantilla100/1181827145655/_/_/

Para quienes quieran conocer el contenido, la estructura y la presentación de la obra La Dehesa Boyal Ð Madrona, pueden acceder mediante este vínculo:

__ La Dehesa Boyal Đ Madrona __

 

árboles para la vida