Cuaderno Ð Madrona    

   

   

  PortadaFotografías * Edificios * Notas Historia * Creadores * Localización* Más Ð Madrona*

__ Clamores __

Una clase de historia para los vecinos de Fuentemilanos, Hontoria, Madrona, Revenga, Segovia, Zamarramala... y otras 26 poblaciones cercanas a la ciudad de Segovia

Puede que en un futuro, cuando ya la transmisión verbal sobre el asunto que vamos a exponer desaparezca, a algún investigador, interesado o curioso, decida averiguar cuestiones relacionadas con algunos términos municipales. Si observa el contorno o la figura lineal del mapa actual del municipio de la ciudad de Segovia, puede originar por sí mismo cierto interés sobre esta figura tan atípica. Ocurre lo mismo con el de Santa María la Real de Nieva, pero éste no es tema de nuestra clase.

Probablemente alguien le dirá que se debe a la desaparición de cinco municipios por integración en el de la ciudad.

Acaso quiera saber, además, cómo cinco pueblos Ayuntamientos llegaron a ceder a un mismo tiempo sus términos históricos y su soberanía municipal en favor del Ayuntamiento de la ciudad de Segovia. En definitiva, cómo se decidió su desaparición como sujetos de Derecho, como pueblos y como municipios autónomos.

Como decimos, en ese tiempo imaginario, perteneciente a un futuro no tan lejano, ya no queda nadie que pueda aportar su testimonio en calidad de testigo presencial de esa cesión y anexión de pueblos. La transmisión verbal ha desfallecido hasta un punto en el que ya sólo se encuentran algunos restos que no son sino tergiversaciones de aquella realidad hace tiempo desaparecida.

A nuestro investigador, vamos a llamarle así, le ha extrañado, en primer lugar, la línea que delimita el término municipal actual de la ciudad de Segovia, debido a que es una figura completamente deforme, extraña, ilógica, totalmente asimétrica y, en el sentido físico del término, completamente excéntrica.

 



Gráfico que nos muestra el deforme término municipal de la ciudad de Segovia, que linda con el Monterrubio,
y la inmediatez de ésta a municipios que mantienen Ayuntamiento propio.
Los nombres de los pueblos anexionados, con más de diez siglos de existencia, ya no figuran en los mapas.

 

También acentuará su extrañeza que la expansión territorial se haya centrado exclusivamente hacia el sureste, por donde alcanza una distancia de 12,31 kilómetros al núcleo urbano de uno de los pueblos anexionados, Fuentemilanos. Las distancias que se ofrecen en la tabla están tomadas del SIGPAC Castilla y Léón desde la Plaza del Azoguejo de Segovia y siempre en línea recta hasta el núcleo urbano de cada población que se cita. Su margen de error es escaso. Si medimos la distancia hasta el confín de su término municipal se alarga hasta los 17 kilómetros en su intersección con la N-110 y algo más si tomamos otros puntos aun más distantes.

 

El radio de esta circunferencia lo marca la población de Fuentemilanos, distante en línea recta a la Plaza del Azoguejo 12.300 metros.
Subrayados en rojo los 5 municipios anexionados. Mapa del IGNE.

 

Entorno de la ciudad de Segovia

Casi seguro que el paso siguiente en esa hipotética investigación sea la del conocimiento de la mayor cantidad posible de datos que se puedan obtener del mapa topográfico con el fin de conocer las poblaciones que se encuentran, por distancia, en el ámbito de influencia de la ciudad de Segovia. En ese caso, obtendrá un cuadro casi idéntico al que sigue, con al menos 26 núcleos vecinales incluidos en ése área de influencia, determinado por la proximidad física y las comunicaciones.

Opera en esta averiguación un dato de mucha importancia: el número de habitantes. Por eso se ofrece aquí el dato de población. En esta tabla se relacionan al menos 26 poblaciones con su distancia en kilómetros a la ciudad y su población de derecho en el año 1970, obtenida de las publicaciones del Instituto Nacional de Estadística.

Porcentualmente, la población de hecho suele diferir en poco respecto a la de derecho. Para los interesados en conocer ambas, se pueden obtener del documento oficial en formato pdf en este vínculo:

 

Censo de población de los municipios de Segovia en 1970. INE

Municipios anexionados
Municipios con su distancia en km. a la ciudad, en línea recta, y población de derecho en el año 1970

Fuentemilanos: 12,3

430
La Lastrilla: 2,7
287
San Cristóbal: 3,46
319
Tabanera del Monte: 4,5
n/c
Palazuelos: 5,46
1.050

Mata de Quintanar: 9,0

n/c

Hontoria: 4,5

435
Tizneros: 7,8
n/c
Valseca: 7,48
482
Trescasas: 7,16
222
Encinillas: 8,65
119

La Higuera: 8,29

93

Madrona: 7,10

513
Navas de Riofrío: 8,40
n/c
Hontanares: 8,34
215
Torrecaballeros: 8,82
295
Brieva: 11,17
136

Bernuy de Porreros: 5,7

484

Revenga: 8,15

338
Abades: 12,71
993
Valverde: 10,0
635
Garcillán: 12,7
527

La Losa: 10,7

427
San Ildefonso: 10,26
4.154

Zamarramala: 2,64

567
Los Huertos: 11,14
214
Martín Miguel: 12,61
305
Roda de Eresma; 10,42
134
Aldehuela: 10,0
125
Ortigosa del Monte: 12,20
n/c
Ciudad de Segovia: 40.816 (41.880 de hecho) Espirdo: 6,7
173
 

* Nota: las poblaciones que no constan (n/c) en la relación del INE se debe a que están agregadas a otro municipio. Como los casos de Tabanera del Monte, censada en Palazuelos de Eresma; Tizneros en Espirdo; Navas de Riofrío a San Ildefonso-La Granja, etc.

* Todas las poblaciones incluyen sus anejos. En el caso de Madrona los de Perogordo y Torredondo.

 

Se comprueba, que al menos 26 poblaciones no anexionadas se encuentran a distancias inferiores a los 13 kilómetros respecto a la ciudad y, de éstas, 23 a menor distancia que el municipio anexionado de Fuentemilanos.

Con este tipo de datos, donde no concuerdan distancias, ni habitantes (salvo en el caso de La Granja, que incluye Navas de Riofrío, hoy pueblo con Ayuntamiento propio) la extrañeza sobre la elección de municipios va en aumento, por cuanto aun no encontramos en esta selección ninguna lógica para un hecho de tal transcendencia. Pero como el método científico no debe guiarse por suposiciones, porque , por muchas evidencias que presente, al investigador, como al Juez, sólo le valen las pruebas. Continuamos.

Comprobación orográfica

La investigación se enriquece ahora con una exploración directa sobre el terreno, in situ, de la que se obtienen múltiples datos. Podrá comprobar cómo poblaciones como La Lastrilla ya era entonces una mera extensión de la ciudad, por hallarse a menos distancia incluso que alguno de sus barrios históricos. San Cristóbal, por cuestiones orográficas no salvadas aún en aquel año, también también está destinada a una próxima ampliación de la ciudad debido a su proximidad física. También se observa un expansión progresiva de la ciudad hacia San Ildefonso-La Granja. El caso de Palazuelos es equiparable al de San Cristóbal por sus 5,4 km. de distancia.

El investigador, o asistente, o curioso, o interesado, ya en este punto habrá obtenido alguna conclusión de las que siguen.

La integración no se ha realizado teniendo en cuenta la proximidad a la ciudad; tampoco en función de sus comunicaciones; menos aún en función de su población. El caso de La Lastrilla, prácticamente metido en el casco urbano de la ciudad, con tan solo 287 vecinos en 1971, llama poderosamente la atención. También, aunque algo menos por cuanto en ese año las conexiones con la ciudad eran más dificultosas, los casos de San Cristóbal, Trescasas, Espirdo, Bernuy y otros que, con tan escasa población y tan cerca de la ciudad deberían haber sido candidatos preferentes.

La expansión de la ciudad se orienta hacia San Ildefonso-La Granja y en ningún caso, por motivos obvios de orografía, hacia Zamarramala, ni Madrona, tampoco Hontoria, y Fuentemilanos descartado radicalmente de esta expansión. Sí tiende hacia Revenga, pero sólo a través de instalaciones industriales. En ningún caso residenciales.

Otra conclusión tan evidente como las anteriores, es la de que los cinco municipios agregados mantienen actualmente su morfología de pueblos, incluido Hontoria, a tan sólo 4,5 km en línea recta a la Plaza del Azoguejo y menos de dos al barrio de La Estación, mientras que los nombrados en el párrafo anterior, debido a su desarrollo, han perdido esta apariencia de pueblos tradicionales, y ahora aparecen sobredimensionados en extensión y población. También como apéndices expansivos de la ciudad.

Comprobará nuestro interesado que, además, muchos de los no anexionados, comparten hoy abastecimientos con la ciudad a la que no pertenecen, pero se valen de sus prestaciones, mientras que los 5 pueblos agregados tienen abastecimientos propios, como el del agua, por ejemplo. ¿De qué agua se abastece La Lastrilla?

Verificación documental

Una vez verificado todo lo que está a la vista, la siguiente fase es la de buscar los apoyos documentales fehacientes y oportunos. Pero en este caso nos encontramos con la insuficiencia manifiesta de documentación. La maquinaria burocrática se alimenta de documentación, por lo que choca la suma escasez de la de este sumario. Tanto la oficial como la extraoficial. Los periódicos, mejor dicho; el periódico, despachó el asunto con una breve reseña sin mayor desarrollo.

Sin embargo, sí se obtiene un documento firme, el más oficial de los oficiales; se trata de la norma, un simple decreto, por la que se establece esta integración. Publicada en el Boletín Oficial del Estado, con el detalle que sigue:

 

Decreto 2464/1971,de 17 de septiembre, por el que se aprueba la incorporación de los Municipios de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala al de Segovia.

Publicado en:
«BOE» núm. 245, de 13 de octubre de 1971, páginas 16475 a 16475 (1 pág.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de la Gobernación
Referencia:
BOE-A-1971-47627

Dirección web: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-1971-47627

Texto (sic):

DECRETO 2464/1971,de 17 de septiembre, por el que se aprueba la incorporación de los Municipios de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala al de Segovia.

Los Ayuntamientos de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala, de la provincia de Segovia, acordaron con el <<quórum>> legal solicitar la incorporación de sus Municipios al de Segovia por considerar que existen motivos notorios de necesidad y conveniencia económica y administrativa que la aconsejan.

Por su parte, el Ayuntamiento de Segovia acordó, también con el <<quórum>> legal, aceptar las incorporaciones solicitadas.

Cumplidas en el expediente las reglas de procedimiento que establecen los Cuerpos legales vigentes en la materia, obran en el mismo los informes favorables de los Organismos provinciales consultados y se acredita la existencia de los notorios motivos de conveniencia económica y administrativa exigidos en el artículo catorce, en relación con el trece, apartado c) de la Ley de Régimen Local para que proceda acordar la incorporación.

En su virtud, de conformidad con los dictámenes emitidos por la Dirección General de Administración Local y por la Comisión Permanente del Consejo de Estado, a propuesta del Ministro de la Gobernación y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día diecisiete de septiembre de mil novecientos setenta y uno,

DISPONGO:

Artículo primero.- Se aprueba la incorporación voluntaria de los Municipios de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala al de Segovia.

Artículo segundo.- Queda facultado el Ministerio de la Gobernación para dictar las disposiciones que pudiera exigir el cumplimiento de este Decreto.

Así lo dispongo por el presente Decreto dado en San Sebastián a 17 de septiembre de mil novecientos setenta y uno.

FRANCISCO FRANCO

El Ministro de la Gobernación
TOMÁS GARICANO GOÑI

Consideraciones

Primera.

Contextualización de la disposición. En el año 1971 la dictadura franquista está en plenitud de facultades y Francisco Franco, Generalísimo de todos los ejércitos y Caudillo de España por la Gracia de Dios, concentra en su persona prácticamente los tres poderes del Estado. Recuérdese a este respecto que poco antes de expirar, este generalísimo dictó un declaración de guerra contra Marruecos. Probablemente la única orden suya que no se cumplió.

Segunda.

Formalmente el documento es más el despacho de un asunto, un oficio, un mero acto administrativo, que una disposición por cuanto carece de la mínima técnica legislativa. La parte expositiva obedece más bien al simple anuncio de cartel que al de una norma tal y como se entiende en democracia, donde aparecen fundamentadas, documentadas y explicadas.

Tercera.

Con el empleo de tan sólo un artículo de 18 palabras, de las que 6 son los topónimos de las poblaciones, despacha este asunto.

Cuarta.

Sin un solo precepto por el que se expongan las condiciones, los plazos, los recursos, los efectos, las formas, los contenidos... se trasvasan cinco pueblos enteros a la Ciudad de Segovia con este vacío jurídico y esta indefensión.

Análisis del contenido

Si, como hemos dicho al principio, por el tiempo transcurrido ya no se puede contar con testigos presenciales, con vecinos afectados que puedan testimoniar sobre esta tramitación, el investigador habrá de dar por bueno el contenido de este documento y escribir la historia basándose en él, aunque deje tras de sí todas las contradicciones, arcanos e interrogantes que se han puesto de manifiesto hasta ahora.

Para que en lo posible esto no ocurra, para que cualesquier investigador no escriba la Historia con estas premisas, es por lo que hoy impartimos esta clase de realidad que cuente con el mayor rigor posible cómo se produjo. Hoy todavía quedamos algunos que podemos testimoniar sobre lo ocurrido.

Analizamos párrafo a párrafo.

Párrafo 1

Los Ayuntamientos de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala, de la provincia de Segovia, acordaron con el <<quórum>> legal solicitar la incorporación de sus Municipios al de Segovia por considerar que existen motivos notorios de necesidad y conveniencia económica y administrativa que la aconsejan.

El contenido de este párrafo, anote el investigador y también los asistentes que aún sigan en clase, porque es pregunta de examen, es ofensivo, vejatorio, bochornoso, indigno, ruin e inicuo.

Falso de pleno todo él. Ninguna Corporación municipal de los Ayuntamientos citados solicitó tal cosa. No hubo ningún tipo de solicitud. En ningún caso. A los Ayuntamientos de estos pequeños pueblos se les impuso la anexión con apremio, sin condiciones, sin alegaciones, sin publicación, sin ningún tipo de reparo o consideración, como si se tratara de una conquista. Por tanto no hubo ningún tipo de quórum y, mucho menos, consulta alguna a los ciudadanos.

Tampoco hubo consideración alguna sobre motivos, mucho menos notorios, de necesidad ni conveniencia económica. En todo caso, estos motivos han de referirse al propio Ayuntamiento de la ciudad de Segovia, porque es ahí donde cuadran de lleno. Como nos demostraría la realidad más pronto que tarde.

Párrafo 2

Por su parte, el Ayuntamiento de Segovia acordó, también con el <<quórum>> legal, aceptar las incorporaciones solicitadas.

En su día no transcendió nada sobre el acto en el que se tomó este acuerdo. Se deduce que fue un mero acto de trámite en un pleno ordinario. Eso sí, en la sesión en la que se acordó, no se dio audiencia a ninguna corporación afectada. Y en absoluto a los vecinos. Ni opción de impugnación alguna, luego este acuerdo, en términos democráticos, genera indefensión total respecto a las partes interesadas. En la actualidad este acuerdo sería nulo de pleno derecho y, en consecuencia, invalidante de todo el expediente.

Párrafo 3

Cumplidas en el expediente las reglas de procedimiento que establecen los Cuerpos legales vigentes en la materia, obran en el mismo los informes favorables de los Organismos provinciales consultados y se acredita la existencia de los notorios motivos de conveniencia económica y administrativa exigidos en el artículo catorce, en relación con el trece, apartado c) de la Ley de Régimen Local para que proceda acordar la incorporación.

Este enunciado, con esta redacción da por realizados todos los pasos y cumplidos todos los requisitos que exige la ley que se aplica. Veamos qué dicen los artículos aplicados. Se puede obtener el original en pdf en este enlace:

 

Ley de Régimen Local de 1950

Art. 13.- Emplea el término de fusión. Aquí no hubo tal cosa. Tan sólo anexión. En una fusión no se cercena a ninguna de las partes.

Los trámites que señala el art. 20, preceptivos, no se cumplieron en la forma y extensión que exige la Ley, por lo que el expediente y su resolución no son válidos.

a) - No hay tal caso. Ni tampoco se realizó informe que así lo demuestre.

b) - Este supuestosí se cumplió, pero sólo en cuanto a La Lastrilla

c) - Idem. supuesto a) - A pesar de la práctica inexistencia de impuestos, los municipios no estaban endeudados ni condicionados por ninguna instancia.

Es continuación del art. 14

Es el supuesto que se aplicó, se deduce, para alcanzar a Fuentemilanos, por no cumplir el requisito de términos limítrofes.

Art. 20.- exigencias del expediente:

1.- a) en el caso que nos ocupa, sólo consta el del Ayuntamiento de Segovia, único interesado y promotor.

- b) no tenemos constancia que los Ayuntamientos incorporados tuvieran audiencia y, si la hubo, fue para presentarles los hechos consumados.

-c) no hay caso

-d) ya hemos visto que lo despachó Franco con el Decreto analizado.

2.- Incumplido en su totalidad. No hubo ninguna publicidad de los supuestos acuerdos de los Ayuntamientos implicados y, por tanto, ninguna posibilidad de conocerlos y, en su caso, presentar reclamaciones. Habla aquí de incorporación o fusión. No hubo fusión ninguna.

Comentario personal.

En los pueblos pequeños, hay sucesos que se barruntan, que se otean como posibles, que se presienten. Hay otros que incluso se saben antes de que sucedan. Y hay otros también que, antes de que ocurran, llegan noticias sobre su posibilidad, se producen comentarios, chismorreos, globos sonda...

En mi caso, en aquel tiempo mi familia regentaba el CAFÉ Plaza BAR desde hacía cinco años. El estar en plena plaza, pared por medio del Concejo, constituía un punto estratégico para muchas cosas, entre ellas, la captación de información. Bien, pues yo no recuerdo un solo comentario previo por parte de ningún regidor o vecino al respecto. La noticia llegó de sopetón, sin previo aviso. Con ocultamiento total y alevosía. Sin posibilidad de reacción. Y, a decir verdad, tampoco los vecinos lo vivieron como una hecatombe porque siempre pensaron que, de irles mal, podrían recuperar su Ayuntamiento una vez llegada la democracia.

 

Esta ley no representa ningún problema porque, aunque se haya aprobado en la dictadura, establece garantías para todas las partes y salvaguarda tanto la legitimidad del procedimiento como algunos derechos básicos de los afectados. Varias leyes aprobadas en la dictadura han dado, y dan en la actualidad magníficos resultados, como la Ley de 16 de diciembre de 1954 sobre expropiación forzosa, y por eso mantienen su vigencia. Ésta no es una ley pensada para perjudicar a nadie y se ve en las garantías, obligaciones y procedimiento que exige.

El problema surge cuando no se aplican sus preceptos con el rigor y en la forma que requieren o, como en este caso, se finge su cumplimiento. Aquí se solventaron requisitos y trámites fundamentales simplemente dándolos por hechos, enunciando su cumplimiento a través de meros formalismos procedimentales o entelequias léxicas como la de:

Cumplidas en el expediente las reglas de procedimiento que establecen los Cuerpos legales vigentes en la materia, obran en el mismo los informes favorables de los Organismos provinciales consultados y se acredita la existencia de los notorios motivos de conveniencia económica y administrativa exigidos en el artículo catorce, en relación con el trece, apartado c) de la Ley de Régimen Local para que proceda acordar la incorporación.

En consecuencia, este párrafo es meramente enunciativo, se trata de un simple formalismo administrativo, como un sello estampado, una alusión genérica al cumplimiento de los preceptos arriba indicados.

En cuanto a la acreditación de la existencia de los notorios motivos de conveniencia económica y administrativa, tampoco se conoce la existencia de ningún informe que haga al caso.

Párrafo 4

En su virtud, de conformidad con los dictámenes emitidos por la Dirección General de Administración Local y por la Comisión Permanente del Consejo de Estado, a propuesta del Ministro de la Gobernación y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día diecisiete de septiembre de mil novecientos setenta y uno,

Lo mismo del anterior cabe decir aquí: se trata de formalismos administrativos de tramitación. Puede que los dictámenes estén, pero a modo de simple expedición de un trámite.

Artículo 1

Artículo primero.- Se aprueba la incorporación voluntaria de los Municipios de Madrona, Revenga, Hontoria, Fuentemilanos y Zamarramala al de Segovia.

Con el término voluntaria, se insiste de nuevo en la misma mentira inicial. Y cuando se obstinan en afirmar, para que quede bien fijado, lo del carácter voluntario de la incorporación de los municipios, ya da para, al menos, ponerlo en cuestión. De otra parte, este artículo omite los términos de la anexión: el cómo y cuándo, las condiciones, cómo se han de tratar los bienes patrimoniales, los demaniales, los derechos, los fondos... nada. Un solo artículo con un total de 18 palabras de las cuales seis son los nombres de los municipios. Un deber del legislador es desarrollar los enunciados, aclararlos, detallar su contenidos y abarcar en todo lo posible la claridad para su correcta interpretación y aplicación.

Artículo 2

Artículo segundo.- Queda facultado el Ministerio de la Gobernación para dictar las disposiciones que pudiera exigir el cumplimiento de este Decreto.

En democracia, las normas con rango de Ley suelen incorporar en su parte final unos preceptos dedicados al régimen sancionador. En este caso, el Decreto no tiene ese rango, por lo que lo despacha con este enunciado, más próximo a una advertencia que a una delegación.

Está firmado por Francisco Franco en San Sebastián y aquí se acaba la historia.

La realidad a pie de calle

La situación real que determinó esta anexión es la de que la ciudad de Segovia siempre tuvo un término municipal exiguo. Tal vez debido a su origen fundacional como plaza militar en tiempos del imperio romano, el caso es que llegó al S.XX con un insignificante suelo municipal. Esta característica conlleva a su vez la carencia de recursos esenciales y primarios para su crecimiento.

 

En este mapa oficial de 1940, del Instituto Geográfico Nacional de España, vemos el exiguo término de la ciudad de Segovia y el desproporcionado aumento que experimenta, con la anexión de los cinco municipios. Con el término de Fuentemilanos alcanza una distancia total, en linea recta hasta su límite más alejado, lindante con los términos de Monterrubio y Zarzuela del Monte, de 21,79 km.

 

¿Y quién fue el artífice y promotor de esta idea? Pues un hombre siempre tenido por listo, insertado en la maquinaria del Régimen, al que ahora se le dedican calles, estatuas, homenajes, centros públicos y hasta el nombre del aeropuerto de Madrid: D. Adolfo Suárez González (Cebreros, 25 de septiembre de 1932 - +Madrid, 23 de marzo de 2014). En esa época desempeñaba el cargo de Gobernador Civil de Segovia. Y esto conecta directamente con el caso de La Lastrilla, pueblo que, estando dentro quedó fuera.

Ante la incomprensión general ocasionada por esta exclusión, trascendió de forma fehaciente, que estuvo motivada por la amistad personal que mantenía el Sr. Suárez con el Sr. alcalde de esta entonces aldea. A sabiendas de lo que vendría después, les libró de ello.

Esta ha sido la mayor acción especulativa (pelotazo en términos de calle) perpetrada por el Ayuntamiento de Segovia en toda su existencia.

A La Lastrilla se le puede aplicar la misma lógica de supuestas necesidades que a los demás pueblos pequeños no incorporados, como Espirdo, Tizneros, San Cristóbal, Trescasas, Tabanera, Palazuelos...:

¿No tenía La Lastrilla, con con tan solo 287 habitantes, notorios motivos de conveniencia económica y administrativa? ¿No los tenían el resto de poblaciones aquí relacionadas?

Pues en realidad no.

Porque no los tenía ninguno de ellos, incluidos los anexionados. La prueba es que todos los demás han mantenido sus Ayuntamientos sin ningún impedimento ni auxilio. Una extensión de la clase de hoy sería el análisis de los sistemas impositivos de aquella época en esta localidades. Los ingresos y los gastos de los municipios, pero eso queda para otra ocasión.

Pero lo peor no fue la desaparición oficial de estos pueblos. Lo peor fue la forma y los efectos.

En cuanto a la forma, se asemeja más a la aludida conquista que a una integración. Si repasamos la historia de España, la toma de Granada por los ejércitos de Isabel y Fernando fue infinitamente más compasiva, condescendiente y bondadosa con los musulmanes que Segovia con sus pueblos anexionados.

En esta anexión no existió ningún tipo de anuncio, ni acuerdo ni compensación, ni una ventana de oxígeno legal por la que los vecinos de estos pueblos mantuvieran un ámbito de decisión sobre sus asuntos más próximos. Ningún respeto ni consideración hacia su estatus, a su historia, a su dignidad. Nada en absoluto. Se creó la figura de alcalde de barrio, sin más competencias que la de representar a la corporación municipal de Segovia en el pueblo. Desapareció en pocos años.

En cuanto a las consecuencias, éstas no se hicieron esperar y enseguida comprobamos el porqué de la anexión. Mera depredación municipal, especialmente en el caso de Madrona, donde se puede calificar de abyecta.

En cuanto a la supraescrita integración voluntaria, también queda desmentida por las iniciativas y los movimientos que, una vez llegada la democracia, iniciaron diversos colectivos de vecinos en algunos de estos pueblos con el único fin de revertir la situación y recuperar su soberanía municipal. El generado en Madrona no consiguió prosperar. El de Revenga, que aun hoy mantiene vivo el litigio en las salas del Tribunal Supremo, consiguió constituirse como Entidad Local Menor y al menos gobierna sobre su Dehesa Boyal y tiene las competencias contempladas en la Ley de Bases del Régimen Local.

En cuanto a la Dehesa Boyal de Madrona, se insiste en esta clase en que estamos ante una propiedad privada de carácter colectivo, que se rige por la Ley 55/1980, de 11 de noviembre, de montes vecinales en mano común, por lo que este inmueble es, y así ha sido desde hace más de cinco siglos, ajeno a cualquier vínculo dominical o jurídico con ningún Ayuntamiento, ni siquiera con el de Madrona, pero este es un tema con entidad suficiente para dedicarle una clase temática en exclusiva, la segunda, para la que también disponemos de un amplio informe que se puede obtener o consultar en este enlace:

La Dehesa Boyal Ð Madrona

La prueba de que Segovia necesitaba muchos recursos enseguida se nos echó encima de todos los vecinos, pero de una forma especial sobre los términos de Madrona.

Esto es ya otra clase de Historia, la tercera, pero ya la tenemos pergeñada y documentada en el informe que se puede consultar en esta dirección:

Depredación en el cuadrante suroeste

En este escrito se da cuenta de las felonías constantes que soporta la población de Madrona y los territorios de este cuadrante suroeste.

Conclusiones

Deberá anotar un posible historiador o investigador, que los vecinos concernidos por esta imposición, quedaron más defraudados por la democracia que por la dictadura, por cuanto tampoco en ésta jamás se contó con ellos para tratar los asuntos de importancia que les conciernen.

Del mismo modo, deberá hacer constar que esa decisión dictatorial, tomada sin ningún sistema de garantías y de protección de derechos para los afectados, no ha sido revalidada democráticamente en y por la ciudad de Segovia. Por ninguno de sus gobiernos, ya fueren de derechas o de izquierdas. Y por tanto, tampoco ha sido refrendada por los vecinos de estas poblaciones.

Hacer constar asimismo la frustración de los vecinos en cuanto a la fortaleza del sistema impositivo que se les aplica desde la ciudad y la debilidad y carencias del sistema de servicios y prestaciones municipales a las que deberían tienen acceso.

Deberá señalar también, el caso particular de Madrona, que la mayor decepción viene de que Segovia, respecto a Madrona, está ejerciendo atribuciones en fraude de ley en lo concerniente a la dehesa boyal de este pueblo. Esto se explica también en la antedicha clase segunda.

Deberá anotase igualmente la demostración aquí vista de que es contra-Natura el que poblaciones tan distanciadas y en todos los aspectos tan distintas de la ciudad, estén sometidas a la totalidad del régimen jurídico de quien las anexionó, y desposeídas de cualquier tipo de derechos y competencias sobre sus territorios y necesidades.

Por último, cualquier interesado cuando pretenda acceder a los documentos que formaron parte del procedimiento anexionados, deberá saber que, en el caso de Madrona, no existe en su Archivo Municipal, ahora custodiado en el de la ciudad de Segovia, ningún tipo de documentación respecto al expediente. Como excepción sí encontrará un inventario muy deficiente, elaborado como para salir de paso. Ni siquiera figuran los fondos de la cuenta bancaria, en torno a 65.000.- pesetas de las de entonces, que desmienten a su vez los notorios motivos de conveniencia económica y administrativa..

Y, por último, me gustaría llamar la atención mínimamente sobre este particular. Ahora vivimos una época en la que los Ayuntamientos, cuanto más ricos, más se endeudan. Por contra, la economía que se seguía en estos pueblos hasta ayer mismo, tal como consta en documentos históricos, cumplía un precepto que se repetía en las cláusulas de los acuerdos y dice así: .... especialmente el (ha de cumplirse el precepto) de la ley que dice que ... que las personas no pueden obligar a los que son por venir... (sic).

 

En este mapa oficial de 1971, del IGNE, vemos las proporciones de la ampliación, en azul, de territorio para la ciudad de Segovia.
(en verde su municipio original).

Cada cual que obtenga sus propias conclusiones sobre lo aquí expuesto. Pero un expediente como éste, por el que se establecióla desaparición como pueblo, como municipio, como sujeto de Derecho ¿no debería formar parte de su propia documentación?

Yo siempre he mantenido la mía: se trató de un procedimiento alegal, nulo de pleno de derecho y subrepticio, articulado y ejecutado con artificio y premura para que no quedara ningún tipo de constancia que dejara al descubierto su ilegitimidad.

Un atropello en toda su extensión que, lejos de atenuarse, permanece agravado.

Fernando A.C. abril 2020.

Inicio de página